Por Martha González Escobar, experta universitaria en divulgación y cultura científica. Universidad de Oviedo, España.

La Gerociencia es la “nueva” ciencia del envejecimiento que se caracteriza por tener una visión sistémica y más integral del cuerpo humano y no verlo o atenderlo por partes. En recientes investigaciones han encontrado algunas novedades:

  • A.- La longevidad no es heredable. Si tenemos o tuvimos personas muy longevas en nuestra familia eso no garantiza que nosotros o las siguientes generaciones vayamos a tener vidas largas.
  • B.- Gracias a los conocimientos de esta especialidad, es probable que los seres humanos logremos extender el periodo de vida que actualmente anda en los 75 años a nivel nacional (según datos del INEGI) hasta los 90 o 100 años en un futuro. Esto representa un gran logro si se toma en cuenta que la esperanza de vida en la década de los 30’s del siglo pasado rondaba los 35 años.
  • C.- Existe una estrecha relación entre los genes, el ambiente y el envejecimiento.
  • D.- ¿Qué es lo que ayuda a envejecer más sanamente?: es importante no fumar o evitar el cigarro y al parecer, aunque esto aún no está comprobado, los periodos de ayuno también funcionan para la reparación celular. Los periodos de sueño suficientes y el descanso también ayudan a la reparación celular. Los procesos de envejecimiento ocurren a nivel celular.
  • E.- Tener mucho cuidado con la publicidad y mercadotecnia que anuncian productos para retardar el envejecimiento o sustancias que se involucran en una supuesta prevención del envejecimiento, esto no sirve y en algunos casos puede ser contraproducente. Lo mejor es llevar una vida sana y con cuidados adecuados. Aceptar el proceso natural del cuerpo de envejecer y no ver esta etapa de la vida como una enfermedad y si como la oportunidad de realizar lo que no se pudo hacer antes.

Investigaciones recientes han encontrado que como consecuencia de una vida sana se puede llegar a un final feliz. ¿Cómo es eso? Dirán ustedes y los nuevos descubrimientos responden con algunas sugerencias que podrán hacer más leve esa etapa de vida, por ejemplo: mantener cuidadas y sanas las encías, comer poco, pero sustancioso, menos carbohidratos, ingerir agua, mucha agua, estar bajo atención médica; pronta y capacitada, hacer por lo menos tres veces a la semana una hora de ejercicio intenso, tener un interés que lo motive a levantarse cada día para vivirlo y con esto, dicen, que no hay razón para que el envejecimiento sea la peor etapa de la vida.

Lo anterior fue explicado por el doctor Alexander de Luna Fors coordinador del posgrado y del laboratorio nacional de Genómica para la biodiversidad (langebio) del Centro de Investigación y estudios avanzados -campus Irapuato- del Instituto Politécnico nacional quien tuvo a su cargo la más reciente de las conferencias del llamado CAFÉ CIENTIFICO, del campus UNAM de Morelia, que es un programa de pláticas que pone al alcance del ciudadano común los conocimientos más recientes, que sin perder rigor académico pueden ser comunicados en lenguaje común, desprovisto de palabras ajenas a lo cotidiano.

La nueva tendencia de la ciencia se encamina también a comunicar los nuevos descubrimientos para que estén al servicio de los ciudadanos. Más que de los laboratorios de investigación.

De luna Fors Doctor en Ciencias biomédicas por la UNAM. Con varios doctorados en Estados Unidos.