La gericultura se refiere a la adquisición de técnicas y de formación necesarios para brindar una atención INTEGRAL al adulto mayor, incluyendo el ámbito biológico (como son cuidados básicos de enfermería, nutrición, prevención de enfermedades o caídas), psicológico (con intervención hacia el paciente, su familia e incluso a otros cuidadores), social (manejo de redes sociales y de apoyo, e incluso mediación de conflictos) y espiritual. El gericultista puede también instruir a cuidadores formales o informales acerca de cómo cuidar y relacionarse con un adulto mayor. Así,

«la gericultura garantiza que la relación cuidador-persona mayor no sea únicamente práctica, de cuidados básicos, sino humana, una auténtica relación de calidad»

Entonces, ¿Qué es un gericultista? ¿Quién debe estudiar gericultura? ¿De qué le sirve a un cuidador formarse en gericultura?

Presenta el Dr. Juan Pablo Ledesma Heyer, Médico Internista y Geriatra. Para responder a estas preguntas nos acompaña el Ingeniero Eduardo Garibay, con amplia experiencia y formación en el área de Gericultura y también director del “Centro de Formación para la Tercera Edad Madre Teresa de Calcuta A.C.”.Imagen tomada de piqsels

Índice

¿Qué es un gericultista?

El gericultista es aquella persona que practica la gericultura. El gericultista tiene formación en las 4 áreas que competen a la vida de una persona: biológica, psicológica, social y espiritual. Saben de rehabilitación y nutrición, de administración de medicamentos e higiene, de movilidad, de vestido, de trabajo, de aspectos cognitivos y sociales, e incluso sobre dar acompañamiento al adulto mayor y a su familia en los momentos difíciles.

¿Quién debe estudiar gericultura?

Toda persona que pueda o tenga vocación de servicio hacia otros seres humanos puede estudiar gericultura, y más aún, aquellos interesados en tratar con adultos mayores o que conviven más de cerca con ellos. Por lo general, lo mínimo que se pide es tener terminada la educación de secundaria.

¿Cuánto dura un curso de gericultura?

Los tiempos varían según el lugar donde se curse, pero puede durar alrededor de un año. Se busca que las personas que van a estudiar gericultura puedan acudir aun manteniendo sus actividades laborales y sociales cotidianas, por lo cual, se procuran horarios pertinentes e incluso flexibles.

¿De qué le sirve a un cuidador formarse en gericultura?

Ya sea que se trate de un cuidador formal (pagado) o informal (no remunerado, pudiendo ser los hijos, hermanos, sobrinos, entre otros), estudiar gericultura puede garantizar una mejor relación entre cuidador y paciente, y una mejor calidad de vida para ambos, ya que la gericultura toma en cuenta TODOS los aspectos que afectan o influyen en la conducta de una persona y no únicamente los básicos. 

Conclusión

La gericultura se refiere a la adquisición de técnicas y conocimientos que permiten proporcionar al adulto mayor una atención integral, tomando en cuenta las características biológicas, psicológicas, sociales e incluso espirituales de la persona. El gericultista también asesora en el aspecto familiar y de cuidadores, y fomenta la salud y la prevención de enfermedades. Cualquier persona que tenga vocación de ayuda y de cuidados hacia otra persona puede estudiar gericultura, así lo haga para cuidar mejor a sus padres, a sus abuelos o algún otro adulto mayor cercano. También pueden desenvolverse en el campo laboral, trabajando en centros de rehabilitación, casas de descanso, hospitales o brindando atención a domicilio.

Lecturas recomendadas

Artículo anteriorCuidando al cuidador de un paciente con Alzheimer
Rocio Erandi Heyer Osorno- Licenciada En Biología por la Universidad de Guadalajara y Maestra en Ciencias de Comportamiento, con orientación en Neurociencias. Experiencia en trabajo técnico y de investigación en laboratorios de Neurociencia y Biología Molecular. Docente de Universidad. Coautora del libro “La huella del placer: De la regulación a la adicción”.